Invierno, tiempo de prevenir la Influenza

La influenza es una enfermedad contagiosa. Es causada por el virus de la influenza, que se transmite desde una persona enferma al toser, estornudar o mediante las secreciones nasales.

Otras enfermedades pueden tener los mismos síntomas y a menudo se confunden con la influenza.

A cualquiera le puede dar influenza, pero se presenta con mayor frecuencia entre los niños y los adultos mayores. En la mayoría de las personas los síntomas duran sólo unos pocos días y son: fiebre, dolor de garganta, escalofríos, cansancio, tos, dolor de cabeza, dolores musculares.

Los lactantes, personas de la tercera edad, las mujeres embarazadas, y los que tienen ciertas condiciones de salud, como enfermedades del corazón, pulmón o riñón, o con el sistema inmunológico debilitado, se pueden enfermar mucho más. La influenza puede conducir a la neumonía y puede empeorar problemas de salud ya existentes. Puede causar diarrea y convulsiones en los niños. Miles de personas mueren cada año en el mundo debido a la influenza y muchos requieren de hospitalización.

mulher-gripada-24714

La principal forma de trasmisión es de persona a persona, a través de gotitas que quedan suspendidas en el aire después de toser (“contagio por gotitas”).

También es posible adquirir la infección cuando se tocan objetos contaminados con gotitas provenientes de una persona infectada y se llevan a la boca o nariz sin lavarse previamente las manos.

Los siguientes síntomas y signos hacen sospechar el diagnóstico de influenza:

  • Fiebre mayor a 38,5ºC axilar.
  • Tos.

Asociado a uno o más de los siguientes síntomas:

  • Dolores musculares.
  • Dolor de garganta al tragar.
  • Dolor de cabeza

La influenza se puede prevenir con las siguientes medidas generales:

  • Lavado frecuente de manos y medidas de higiene general.
  • Al toser o estornudar cubrir con pañuelos desechables boca y nariz, o como alternativa cubrir boca y nariz con antebrazo. En ambos casos realizar lavado de manos posterior.
  • Limitar el contacto del enfermo con otras personas (personal de salud, familiares y visitas).
  • Al alimentar a los niños no pruebe la comida con la misma cuchara que lo está alimentando.

Junto con lo anterior, la mejor manera de evitar contraer esta enfermedad y en especial las complicaciones graves, es la vacunación.

Fuente: Ministerio de Salud.