Automedicación, una actividad de alto riesgo.

En estos meses donde el resfrío y la gripe suelen hacerse presente en nuestro hogar, Aconcagua Centro Clínico quiere compartir con ustedes algunos consejos sobre una práctica común y sobre la cual, muchas veces, no tenemos plena conciencia de sus riesgos.

Los medicamentos han sido creados para ayudarnos a eliminar algunas enfermedades o, en otros casos, a disminuir los efectos de los síntomas asociados a ellas. Sin embargo, el uso irracional e irresponsable de los mismos puede originar el efecto adverso a lo que esperamos, produciendo daño a nuestro organismo y problemas mayores a los que tratamos de eliminar.

automedicación2La automedicación es la utilización de medicamentos por iniciativa propia, sin intervención por parte del médico en el diagnóstico de la enfermedad, ni en la prescripción o supervisión del tratamiento. Este hábito es común en nuestra sociedad y no está exento de riesgos: utilizamos medicamentos para el dolor de cabeza, para problemas gástricos, para relajarnos, para la tos, para la alergia, etc.

Esta práctica conlleva riesgos severos incluso en pastillas que nos son familiares, como las aspirinas o algunas vitaminas. Esto por varias razones, pero la principal es que cada persona es diferente y puede manifestar una reacción propia a cada medicamento. Cada principio activo que lo compone trae consigo una reacción adversa que puede ir desde un simple enrojecimiento cutáneo hasta problemas mayores, como un paro respiratorio.

La automedicación responsable puede ser conveniente si se utiliza para tratar síntomas menores como el dolor, la fiebre, la acidez de estómago o el resfrío, y durante un tiempo limitado. Pero cuando los síntomas persisten, es necesaria la supervisión de un médico que entregue una prescripción adecuada a la condición de cada persona.

automedicación3Existe otro tipo de medicamentos, aquellos que requieren receta de un médico. Un ejemplo de éstos son los antibióticos o los denominados psicotrópicos, cuya venta en las farmacias está estrictamente ligada a la presentación de la receta médica.

Aconcagua Centro Clínico le aconseja usar la automedicación de forma responsable y, por sobre todo, consultar a su médico antes de ingerir un medicamento recomendado por otra persona.